sábado, 26 de septiembre de 2015

Fusilados hace 40 años

Hoy 27 de septiembre de 2015 se cumplen 40 años de los fusilamientos de los militantes del FRAP José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz, y de los de ETA Jon Paredes Manot, “Txiki”, y Ángel Otaegui Etxebarria.

Como si de una macabra ceremonia de extremaunción se tratara, el tiranuelo fascista se despedía de este mundo segando la vida de cinco jóvenes revolucionarios, cuya sangre derramada confluía casi 40 años más tarde en ese torrente de dolor, pero también de orgullo, de dignidad y de permanente exhortación a la lucha de clases, que son los cientos de miles de antifascistas caídos en la Guerra Civil Revolucionaria (1936-1939) y en la represión posterior.

Aquellos fusilamientos de septiembre del 75 ponían un punto final simbólico a la barbarie iniciada el 18 de julio del 36, pero aquellas balas asesinas también apuntaban a lo por venir: la burguesía, salvada in extremis por el ejército reaccionario y la intervención nazifascista en 1936, no iba a ceder ni un ápice de su poder político y económico, no iba a poner en peligro unos intereses materiales, los suyos, que sólo había podido salvaguardar a costa de un guerra brutal contra la clase obrera y campesina española.

Los varios cientos de muertos asesinados por las bandas fascistas –de uniforme o de paisano–, desde aquel 27 de septiembre de 1975 hasta el presente, son la demostración más acabada de que la democrática y constitucional burguesía española no se anda con remilgos cuando se trata de apretar el nudo, “atado y bien atado”, que el franquismo ciñó alrededor del cuello de la clase obrera y los pueblos del Estado, con la remarcable complicidad del carrillismo oportunista. de la socialdemocracia felipista y del sindicalismo lacayo para desmovilizar a la clase trabajadora y allanar el camino a la transición borbónica.

Ni que decir tiene que ello no ha sido óbice para que en el desmantelamiento de las capacidades organizativas y de lucha de la clase obrera del Estado hayan sido otras las armas a las que ha recurrido preferentemente la burguesía. En medio de la gigantesca y prolongada crisis internacional del capitalismo, el precio político que hasta el momento ha tenido que pagar la burguesía española –sustituir a un Borbón por otro al frente de la jefatura del Estado– habla a las claras de la debilidad organizativa y política de la clase obrera y de su partido. O lo que es lo mismo, del éxito de la imbecilización consumista, de la propaganda periodístico-empresarial, del reformismo sindical, del progresismo, etc., etc.

Y es ahí, ante las ingentes tareas que tenemos por delante para reconstruir un movimiento político revolucionario capaz de asaltar el poder del Estado donde el ejemplo de abnegación, entrega y suprema fidelidad al ideal revolucionario de José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Jon Paredes Manot, “Txiki”, y Ángel Otaegui Etxebarria debe servirnos de guía.

En la Red de Blogs Comunistas (RBC) estamos plenamente persuadidos de que sólo con hombres como ellos se puede trazar el sendero que conduce a un mundo libre de explotación y de opresión nacional y de clase.

Su luz es hoy, más que nunca, nuestro faro. No hay otro camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada